Campaña 2015. Loba con piel de cordero. Cristina Cifuentes.

Las elecciones autonómicas y municipales se acercan y el todopoderoso dedo mariano ya ha designado a sus elegidas. Contrasta en el cartel electoral conservador en la capital la omnipresencia de Esperanza Aguirre – que hace hablar de si misma incluso tras un supuesto retiro de la política – con la novedad de Cristina Cifuentes. La hasta ahora delegada del gobierno en Madrid se ha perfilado una imagen de renovación en el PP madrileño, hastiado hasta dentro de sus filas por la espiral de corrupción. Pero, ¿quién es realmente y de dónde viene Cifuentes ?

Cifuentes se ha labrado su nombramiento como candidata tras un periplo en el seno del PP de Madrid que le condujo a ser diputada regional en 1991, vicepresidenta de la Asamblea de Madrid (2005) y Delegada del Gobierno en Madrid. En su mandato como delegada en Madrid, ha cosechado en su haber dudosas hazañas como el dispositivo policial del 22M en Madrid, donde decenas de agentes resultaron heridos por fallos de planificación policial. Sin embargo, es más conocida en relación con sus sucesivas manifestaciones a favor de la restricción de los derechos de huelga y manifestación. Bajo su mandato, se han identificado más de 200 actuaciones de la policía sin la debida identificación. También fue presentada una querella en su contra por las identificaciones indiscriminadas durante la protesta « Rodea el Congreso ». Tiene el honor asimismo de haber reunido una manifestación en su contra, en protesta por las actuaciones desproporcionadas de las tropas antidisturbios bajo su mando.

cifuentesElla, graciosa, se defiende de las acusaciones argumentando que todas las críticas e incluso denuncias de violaciones de derechos fundamentales « le tocan los cojones sistemáticamente ». Lindas palabras de la futura primera edil, Dios no quiera.

  Su perfil político es más moderado respecto de su compañera de viaje, la Condesa de Murillo, Grande de España, en otras palabras : Esperanza Aguirre. La veterana mamma del tinglado madrileño del PP vuelve tras su breve falsa retirada. Cifuentes contrasta con la línea de Aguirre en temas como el aborto, donde se declara partidaria de una ley de plazos, y en general representa una nueva generación del PP que disputa el timón del partido a la vieja guardia. Cifuentes puede ser clave para que la estrategia post-2015 del PP se oriente hacia el centro en un movimiento para captar indecisos y reconstituir su maltrecha base electoral. Sin embargo, es confuso que ambas candidatas han emitido en los últimos días mensajes contradictorios respecto de la posibilidad de aliarse con Ciutadans.

Cristina Cifuentes también es objeto de especulaciones acerca del caso de su marido, cuya instrumentalización sin embargo carece de sentido. El bulo de que su marido, arquitecto, se encuentra en busca y captura es falso, puesto que en realidad, se trata de un asunto de deudas, de jurisdicción civil. Su marido sufre el impago de una deuda a su favor, lo que le impide pagar la indemnización a un ex-empleado, y la notificación judicial nunca fue recogida en la sede del estudio cerrado. El interesado sin embargo notificó su paradero tras ver su nombre publicado en el registro de ignorado paradero. La mediatización de los problemas financieros de su marido había incluso provocado que aparecieran carteles así por el barrio madrileño donde reside Cifuentes.marido-cristina-cifuentes-paradero-desconocido

En definitiva,  su marido no es objeto de ninguna investigación o acusación. Los desacuerdos políticos con su gestión no deberían ser motivo para acusar (sin fundamento) al marido de la candidata. Se puede detestar su coqueteo con la represión, su alergia a las manifestaciones de la oposición política, y su desmesura a la hora de desplegar a sus mercenarios. Pero ello no implica atacar gratuitamente a su familia e utilizar la insolvencia de una empresa – situación tristemente muy frecuente en estos días- como arma arrojadiza. La política y el periodismo, incluso en estos tiempos convulsos, deben guardar las formas.