Daredevil- ****1/2

Es difícil sentarse a escribir tras haber finalizado los trece capítulos con los que Marvel Studios y Netflix han resucitado y engalanado con honores a uno de los más célebres personajes de la Casa de las Ideas. La razón más aplastante se puede resumir en un hecho que el que redacta esta crítica enarbola con el corazón en el puño y la emoción apretando sus entrañas: Daredevil es lo mejor que ha hecho jamás Marvel Studios, la mejor serie sobre un héroe enmascarado que se ha estrenado nunca y un paralelismo inevitable con lo que Chistopher Nolan consiguió hacer con Batman.

La colaboración entre Marvel y Netflix ha resultado un tremendo acierto debido a afortunados factores que hacían asumible la serialización de la historia de Matt Murdock y su álter ego. Este último nace sin nombre, pero con todas las características que uno cabría esperar del vigilante primerizo aderezadas con una soberbia creatividad audiovisual y tanto respeto y amor hacia las historias originales del Hombre sin Miedo (destacando las magníficas Born Again y The Man Without Fear de Frank Miller) que los fans acérrimos llorarán de alegría.

Captura de pantalla 2015-04-16 a las 23.03.28La estética es alucinante (una brillante fotografía recrea a la perfección la sucia atmósfera de los cómics de Miller, sean de Daredevil, Sin City o Batman); la historia, trepidante, con pulso firme y con cuidadas dosis de acción pura y suspense de calidad, contiene múltiples capas de significado (desde el sentido religioso de la figura del demonio hasta el trasfondo jurídico derivado del trabajo de abogado de Murdock) y la galería de personajes es redonda, variada y con muchísimo carisma. Y estas son solamente tres características que convierten a esta serie en un producto de lujo.

No podría haber un elenco mejor. Charlie Cox es ideal para interpretar al protagonista: contiene lo necesario, es enigmático, da la talla en su forma física y es capaz de transmitir verdadero dolor y furia sin salirse del carácter mustio característico de Matt Murdock. No es el mejor actor entre los que aparecen, pero cumple y rellena el personaje sin problemas. Elden Henson, si bien no parecía una elección ideal para interpretar a Foggy Nelson, logra dar la sorpresa y crear una versión del mejor amigo de Matt Murdock verdaderamente convincente. Finalmente Toby Leonard Moore, Deborah Ann Woll y Vondie Curtis-Hall hacen un espléndido trabajo como James Wesley (mano derecha del gran villano de la función), Karen Page (el personaje femenino con la mejor evolución) y Ben Urich (uno de los personajes más humanos y complejos). Se echa de menos una intervención más satisfactoria de Rosario Dawson como Claire Temple, la cual pierde importancia hacia el final de la temporada, pero esto no lastra el ritmo de la serie.

MARVEL'S DAREDEVILY llegamos al rey, la interpretación que corona la temporada: Vincent D’Onofrio, que perfila un espectacular antagonista llamado Wilson Fisk (aka Kingpin), un hombre verdaderamente aterrador cuyo pasado, explorado tan correctamente, está construido con sumo detalle y justificado hasta la última arista. Uno de los grandes logros de la serie radica en el equilibrio conseguido entre la empatía que se siente hacia Matt Murdock y su cruzada por la justicia y la que se siente hacia Fisk y su voluntad de que la ciudad crezca y prospere empleando los métodos que sean necesarios. Llega un momento en que uno olvida las fechorías y el camino de destrucción del último, como si se estuviese ante un Walter White o un Michael Corleone en sus momentos álgidos. Brillante.

Cierto es que el boom audiovisual de Marvel y DC está comenzando a notarse en el cine y la televisión. El bombardeo creciente de películas sobre superhéroes saturará el mercado cinematográfico en ciernes, y la parrilla televisiva ya cuenta con algunos productos como Arrow, Flash, Gotham, Agentes de SHIELD y Agente Carter. Ante un panorama como este, el público podría mostrarse reacio a comenzar algo más que tenga que ver con una temática que suele repetirse y estirarse como un chicle, pero Daredevil ha conseguido darle la vuelta a la tortilla. Es la prueba de la versatilidad narrativa y formal de las que pueden gozar los personajes de cómic. Un jarro de agua fría más que satisfactorio. El Caballero Oscuro de las series.

daredevil-netflixCONCLUSIÓN: La prueba de que Marvel todavía tiene un abanico de opciones por revelar: cruda, violenta, adulta y desasosegante, Daredevil ha marcado todo un hito con un verdadero tratado sobre justicia, dolor y castigo en forma de vigilante ciego convertido en Diablo de la Guarda (que no ángel). Hace crecer la confianza en el Universo CInematográfico de Marvel, devuelve la fe en presentes y futuras historias de cómic y aporta momentazos dignos del mejor Batman, trazos característicos de Sin City y personajes dibujados con una elegancia exquisita. Y todavía quedan otras 4 series como esta por llegar…