De Portugal a Islandia: la vida de dos trabajadores de la ecoaldea Sólheimar

Este mes he tenido el placer de entrevistar a Pamela Sousa y Paulo Bessa. Esta pareja portuguesa, afincada en la ecoaldea Sólheimar (Selfoss, Islandia), me contó el porqué de su llegada a este pueblo, cuál es su trabajo en esta comunidad y cuáles son sus próximos proyectos.

¡Hola, chicos! Para empezar me gustaría que me contarais un poco sobre vosotros y cómo llegasteis a Sólheimar.

Pamela: Nací en Viseu, me crié con mi hermana y mis padres en una zona rural. Con veinte años decidí irme de Portugal y explorar otros lugares. Trabajé en el sector de la hostelería en Luxemburgo, Suiza y Austria. Ahora soy encargada de la panadería de Sólheimar, trabajo que compagino con mis estudios de medicina natural y con mi blog, escrito en inglés y portugués, «Receitas do Menu Verde» (receitasdomenuverde.blogspot.com)

Paulo - Ecoaldea en SólheimarPaulo: Yo soy de Porto y allí me licencié en Biología. Al terminar me marché de mi ciudad con Pami y trabajé por un tiempo en la Universidad de Viena. Estando ambos en Austria sentimos la necesidad de cambiar de aires y, en un principio, pensamos en visitar varias ecoaldeas europeas.
Sin embargo, cuando llevábamos dos meses en Sólheimar me ofrecieron quedarme como encargado del taller de jabones y a ella de la panadería, así que este paso a ser nuestro nuevo hogar.

Pami, ¿puedes contarme un poco más sobre el trabajo que desempeñas en la panadería de Sólheimar?

Pami:¡Claro! En la panadería me encargo, junto con los voluntarios que trabajan allí conmigo, de la producción de pan, tartas y bizcochos de forma artesana y utilizando sólo ingredientes orgánicos. Estos productos los vendemos aquí mismo, en la tienda del pueblo, y en otros puntos del país.
Es muy importante para mí que la producción sea de la mejor calidad. En un momento en el que no deja de crecer la oferta de comida procesada es muy necesario ir contracorriente.
Cuando llegué cambié un poco la dirección de la panadería. Por aquel tiempo la legislación islandesa se volvió más estricta en lo que a producción orgánica se refiere. Todos los productos que quieran llevar dicha etiqueta tienen que pasar unos controles muy rigurosos. A mí esto me vino muy bien porque pude reflejar mi estilo de mi vida en mi trabajo.
Sin embargo, en algunas ocasiones me encuentro con obstáculos en este país porque, en mi opinión, el estilo de vida de Islandia no es muy natural y saludable. En este país hay una gran pasión por las cosas muy dulces, con mucho azúcar.

Pami - ecoaldea en Sólheimer

¿Entonces dirías que se están perdiendo las buenas costumbres en lo que a alimentación se refiere?
Pami: Por supuesto, ¡ni siquiera se respeta ya el pan! Con la llegada de los supermercados se compra pan lleno de químicos en lugar de comprarlo en una panadería de las toda la vida. Y a veces tampoco te puedes fiar de las panaderías de siempre, ya que algunas venden panes precocinados. Se ha banalizado el arte de hacer pan, este alimento que nos acompaña a lo largo de nuestra vida.

¿Y tú, Paulo, qué encontraste en el taller de jabones cuando llegaste? ¿Has introducido mejoras en el mismo?
Pami: Cuando llegué al taller de jabones (Jurtastofa) hace tres años, este sólo funcionaba un par de días a la semana y la persona que se encargaba del taller trabajaba en otro sitio, esto sólo era como un empleo extra.
En el taller se producía únicamente el jabón. Yo decidí ampliar el proyecto: el primer año empecé a experimentar con hierbas y aromas, les daba a los voluntarios a probar mis productos… y ya en mi segundo año aquí comencé a hacer cosas más divertidas como champús, cremas, aceites, sales de baño… todo ellos productos naturales, sin químicos y con plantas locales.

¿Crees que tus estudios de biología te han ayudado a acometer estos cambios?
Paulo: Mis estudios me han ayudado en estos proyectos porque creo que cuando estudias ciencias, adquieres una mentalidad critica y disfrutas con la experimentación. También los cursos que hice sobre química o microbiología me han servido para comprender lo que quiero o no poner en mis productos… ¿porqué usar parabenos si puedes usar aceites esenciales o alcohol orgánico?
De todas formas creo, que independiente de que hayas estudiado, o de lo que hayas estudiado, lo más importante es mantener la ilusión y la motivación porque en internet se puede encontrar mucha de la información necesaria para la realización de estos productos.

¿Y sobre vuestros nuevos proyectos?

Pami: En esta nueva fase de mi vida me gustaría empezar mis propios proyectos en Portugal… ¡echo de menos mi país! Me gustaría tener propia finca con plantas medicinales, talleres de comida natural, invitaría a las personas a cocinar en mitad de la naturaleza… volver a las raíces de la alimentación. También pienso que en Portugal sería más fácil llevar a cabo estos proyectos porque conozco allí a gente que me apoya y el clima ayudaría mucho al cultivo de plantas y alimentos. Mi experiencia en varios países me ha hecho reafirmarme en la necesidad de empezar con nuevos (y propios) proyectos.

Paulo: Queremos hacer realidad nuestras ideas en un espacio propio. Es nuestro sueño y tenemos que ir a por ello.
Me fascinan las plantas (medicinales, comestibles…) y necesito un clima más óptimo para ellas. Me encantaría llevar a Portugal plantas que no se conocen allí, como algunos tubérculos que crecen en Sudamérica y que tengo plantados aquí mismo [señala al huerto del jardín de su casa] . También tengo otras ideas más ambiciosas e idealistas como conservación de plantas en vías de extinción. Sin embargo, si tuviera, diría que mi objetivo principal es que la gente comprenda que para solucionar los problemas del mundo sólo tenemos que observar y respetar la naturaleza… ¡es un sistema que lleva millones de años funcionando perfectamente!

Y por último, Pami, me gustaría que nos contaras más sobre tu blog Receitas do Menú Verde y el taller sobre repostería saludable que llevaste a cabo en Sólheimar.Ecoaldea en Sólheimar

Pami: El blog comenzó en 2009 y empezó porque, además de que me gusta cocinar, sentí que había mucha desinformación sobre cualquier tema relacionado con la alimentación.
Soy vegetariana desde hace 10 años y empecé con el blog para inspirar a otras personas y animarlas, no sólo a preparar comidas sin carne o pescado, sino a que también sepan de dónde vienen los productos, que elijan la producción local sobre productos importados y que lleven una vida más saludable.
El blog se ha ido adaptando a mi cambio en el tiempo: al principio era vegetariano y ponía más recetas de pasteles o galletas, poco a poco he ido publicando más recetas veganas e incluso crudiveganas.
Estoy convencida de que se puede hacer más, enseñando de una forma simple, interesante y atractiva para despertar el interés de las personas. Por este motivó impartí el taller de dulces saludables y espero repetirlo.
A todo el mundo le gustan los dulces y quieren comerlos y yo puedo enseñar que es posible comer dulces naturales, sin azúcar y saludables. En este taller preparamos, entre otros, una tarta de frutas y un tiramusú crudiveganos, sin productos lácteos o azúcar… ¡todo es posible!