¿De qué acusan los medios a la OMS?

Críticas por su actuación frente a las epidemias

La Organización Mundial de la Salud ha sido blanco de múltiples críticas por cómo ha gestionado ciertos asuntos en los últimos años. La gripe A, la enfermedad de las vacas locas, la gripe aviar, el ébola… Las meteduras de pata con respecto a la administración de estas pandemias ha suscitado un clima de desconfianza en el que los medios de comunicación recelan de todo lo asegurado por la organización. La pregunta es: ¿Por qué no cae bien la OMS?

¿La OMS al servicio de las farmacéuticas?

Subordinada a intereses

A la Organización Mundial de la Salud se le acusa a menudo de estar al servicio de los lobbies farmacéuticos, químicos y de la alimentación. Germán Vásquez, un colombiano que ocupó durante veinte años puestos de peso en la cúpula de la organización, aseguró a varios medios que vio en primera persona cómo la OMS iba cediendo a presiones externas, a la par que perdía credibilidad. Declara que dichas presiones no procedían tan solo de las empresas interesadas sino de los estados que pretendían proteger su producción interna. El supuesto mecanismo es sencillo: la organización inventa una potencial pandemia devastadora, e inmediatamente después una empresa farmacéutica se convierte en la salvación y comercializa una solución.

Un claro ejemplo de este procedimiento de presión como es el supuestamente empleados con la gripe A, según declaró a varios medios el presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa, el epidemiólogo alemán Wolfgang Wodarg. Aseguró que la OMS proclamó la máxima alerta para la supuesta pandemia siguiendo las recomendaciones de su Comité Permanente de Vacunación. Entre los miembros y consejeros del mismo había economistas, los cuales tenían contratos con fabricantes de antigripales. Tras anunciar la pandemia, el organismo incitó a los gobiernos a invertir millones de euros para comprar a los laboratorios cantidades enormes de vacunas que finalmente nunca fueron utilizadas, pues el impacto de la enfermedad fue mucho menor de lo anunciado. Las ventas de estas vacunas proporcionaron unos ingresos a dichas empresas farmacéuticas de unos mil millones de dólares. Tan solo en España se invirtieron 93 millones de euros en la compra de 13 millones de vacunas. De ellas, sólo dos millones fueron utilizadas.

El alemán no estuvo solo. Germán Vásquez respaldó la teoría de Wodarg en varias entrevistas: “La gestión de la Gripe A fue nefasta. Una declaración de pandemia puede prevenir millones de muertes… o crear mercados de millones de dólares. ¿Estuvo la gripe A en esta segunda categoría? La respuesta es que, en gran medida, sí”. El colombiano también asegura que tan solo el 20% de los ingresos de la OMS provienen de los estados miembros de las Naciones Unidas: el resto tienen su origen en manos privadas, “y evidentemente quien contribuye con su dinero al mantenimiento de una institución termina teniendo influencia en ella. Debería ser una agencia multilateral, pública e independiente”.

La Organización Mundial de la Salud se ha defendido de las acusaciones que han recibido acerca de la Gripe A: “Las políticas ante la pandemia de nueva gripe no han sido influidas de manera inadecuada por la industria farmacéutica”, aseguró la organización en un comunicado. Al mismo tiempo que afirmó que sus relaciones con la industria farmacéutica se limitan a recabar el asesoramiento de expertos, sin ninguna influencia que vaya más allá. También declaró que no existe prueba alguna de que se cometieran infracciones. Por otro lado, para evitar polémicas, aseguró que habían tomado medidas para defenderse de los consejos con intereses de industria. Sin embargo, también aseguró que la colaboración con el sector privado era imprescindible.

Exageración

La organización es comúnmente acusada de realizar “pronósticos sobredimensionados y erróneos”. Medios como El Confidencial culpan a la OMS de crear alarmismo social innecesario en varios de los pronósticos más mediatizados de los últimos años.

La inexistente pandemia de gripe A (2009) fue la causa de 19.000 muertes en todo el mundo. Esta mortalidad está muy por debajo de la provocada por las enfermedades comunes. Sin embargo, la organización previamente había dado la alerta máxima de grado seis. Para este protocolo había medido la extensión de la infección y no su gravedad. Por ello tuvo que rectificar.

La enfermedad de las vacas locas (2003) causó la muerte a aproximadamente 171 personas en todo el mundo. La alarma social supuso una pérdida para los ganaderos de más de 140.000 millones.

Un total de 250 personas fallecieron debido a la Gripe Aviar (2005) durante un periodo de 10 años. La gripe común se lleva cada año la vida de 500.000 personas. Además, no existen pruebas científicas de que dicha enfermedad pueda ser provocada por el consumo de aves, pero sin embargo millones fueron exterminadas: tan solo en Vietnam se sacrificaron 1.400.000.

En estos tres casos hay factores en común. Por un lado, el número de víctimas mortales no supera al causado por las enfermedades comunes. Además, los sectores damnificados por estas alarmas injustificadas son los agricultores y los ganaderos, mientras que a las potentes industrias farmacéuticas y químicas les sale muy rentable. La revista DSalud no tiene reparo en definir el papel de la OMS en estos casos como “lamentable y vergonzoso”.

Pérdida de confianza

Constantemente la alarma social creada por la organización era innecesaria. Ello, junto con las acusaciones de servir a intereses privados, ha derivado en una desconfianza hacia la misma por parte de la población. Su imagen ha sido dañada error tras error, hasta el punto de que muchos medios cuestionan que la OMS recupere su credibilidad. Los profesionales de la sanidad son los primeros que afirman “coger con pinzas” las alertas de la OMS, según un reportaje realizado por el periódico El Confidencial. Germán Vásquez se muestra muy preocupado por el tema. No puede evitar preguntarse si a partir de ahora la población siempre dudará si cada anuncio de la OMS se trata de un auténtico problema o de una decisión comercial. También le surge otra pregunta: “¿Esa clara pérdida de credibilidad le impedirá afrontar eficazmente un problema real de salud en el futuro?”

El ébola: crítica, autocrítica y cómo recuperar la credibilidad

Cuatro meses tardó la Organización Mundial de la Salud en declarar el brote de ébola y otros cuatro y medio en decretar la emergencia.

La OMS vuelve a estar en el ojo del huracán por su manejo de una crisis sanitaria”. Así abría El País del 18 de octubre de 2014 la noticia acerca del informe interno de la organización que había sido filtrado. En él figuraba cómo la institución admitía que tardó demasiado en reaccionar ante la amenaza del ébola. Culpa especialmente al representante de la institución en Guinea por no advertir de lo que estaba empezando a ocurrir, así como por no facilitar la ayuda exterior. Más de seis meses después, el 18 de abril de 2015, la directora de la OMS, Margaret Chan, declaró públicamente que la organización actuó tarde y mal frente al ébola. El País definió este gesto como “un ejercicio inédito de autocrítica y propósito de enmienda”.

La sensación de la población mundial con respecto a la OMS es de desencanto, y el organismo lo sabe. Por ello, ante tal panorama de reproche y desconfianza, la directora del organismo respondería con autocrítica y afán reformatorio, asegurando entre otras cosas que “tomamos seria nota de las críticas recibidas” y que habían aprendido de lo ocurrido. Todo ello para recuperar la credibilidad y la seguridad, o al menos sentar las bases para empezar por ese camino. Chan admitió todos los errores que habían llevado a la catastrófica gestión del problema y anunció la intención de renovar la organización: “algunos han dicho que el mundo necesita que se cree un nuevo organismo. Estamos de acuerdo y queremos que la OMS sea ese nuevo organismo”. Entre los cambios que simbolizan ese nuevo rumbo, la organización amplió su personal especializado en hasta 2.000 personas y prometió crear una Unidad de Emergencia de Salud Global capaz de reaccionar rápidamente ante retos como el del ébola.

Estas no serían las únicas críticas que la organización recibiría con respecto al ébola. La OMS se negaba sistemáticamente a utilizar medicamentos cuya efectividad y seguridad no han sido debidamente probados, porque consideraba que no era “ético, viable ni sensato”. El descubridor del virus, Peter Piot, declararía en la BBC que estaba en contra de esta decisión en este tipo de casos en los que la esperanza de vida es muy baja.

Sara Alonso Merino

 

Fuentes:

- López, M. (2011). Hasta los médicos han dejado ya de creer en la OMS. El Confidencial. Obtenido de http://www.elconfidencial.com/sociedad/2011-06-12/hasta-los-medicos-han-dejado-ya-de-creer-en-la-oms_483304/

- Campoy, Jose Antonio. La OMS carece ya de credibilidad. Discovery salud. Revista online. Obtenido de http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=1665

- La OMS admite que actuó mal y tarde frente al ébola. Diario Online El País. Obtenido de http://internacional.elpais.com/internacional/2015/04/20/actualidad/1429553654_019412.html

- Pineda, Alexandra. (2010) ¿La OMS manipulada por el lobby farmacéutico? RFI online. Obtenido de http://www.espanol.rfi.fr/sociedad/20100412-la-oms-manipulada-por-el-lobby-farmaceutico

- La OMS es blanco de críticas. DW (online). Obtenido de http://www.dw.de/la-oms-es-blanco-de-cr%C3%ADticas/a-15965576

- Las farmacéuticas se forran gracias a la OMS. EL MUNDO. Opinión. (Diario Online) Obtenido de http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/24/opinion/22015841.html

- Jara, Miguel. (2011) Germán Velásquez: “La OMS esta ‘privatizada’. Blog personal Miguel Jara. Obtenido de http://www.migueljara.com/2011/11/30/german-velasquez-la-oms-esta-privatizada/

- De Benito, Emilio. (2014) Un informe interno de la OMS señala sus fallos en la crisis del ébola. Diario El País. (Versión online). Obtenido de http://politica.elpais.com/politica/2014/10/18/actualidad/1413642270_108927.html

- Naranjo, Jorge. (2015). La OMS admite que reaccionó tarde y mal frente al ébola. Diario El País (Versión online). Obtenido de http://internacional.elpais.com/internacional/2015/04/20/actualidad/1429553654_019412.html

- De Benito, Emilio. (2010). La OMS niega presiones de los laboratorios sobre la gripe A. Diario El País. (Versión online) Obtenido de http://elpais.com/diario/2010/01/26/salud/1264460403_850215.html