¿Debe condenarse la prostitución?

Entrevistamos a una asociación de defensa de las prostitutas para conocer su visión sobre la legalización de la prostitución

 

En el número 18 de la calle Fuencarral se encuentra la oficina del colectivo Hetaira. Esta asociación lleva 18 años ayudando, atendiendo e informando a las mujeres que se prostituyen en Madrid. Lo que le hace diferente en comparación con otras organizaciones es que lucha por defender los derechos de las prostitutas, que incluso participaron en su fundación. Hablamos con Flor Cabrera Serda, una de las fundadoras de la asociación, sobre su visión acerca de la legalización de la prostitución.

Cabe destacar que se va a implementar una nueva ordenanza en la ciudad de Madrid que prevé multas para los clientes de prostitutas de hasta 750 euros y sanciones de hasta 3.000 para los proxenetas. Además del Ayuntamiento ha lanzado una fuerte campaña contra la prostitución en cual que afirma que el 95% de las mujeres que la ejercen lo hacen de forma obligada.

  • ¿Cómo es, legalmente hablando, la situación en la que se encuentra la prostitución actualmente?

La prostitución de forma legal no está contemplada: no es ilegal, pero tampoco está regulada. Está en una situación alegal, el Código Penal lo que penaliza es al proxeneta, a toda aquella persona que se aprovecha de las ganancias de una prostituta.

Lo que sí es cierto es que, aunque no esté reflejado a nivel estatal, hay ordenanzas a nivel local que si que penalizan en algunos casos la demanda, en otros la oferta y en otros las dos cosas. Un ejemplo de ello es la ordenanza que se va a implementar en Madrid.

  • ¿Cómo ven las probabilidades de que se legalice la prostitución en España?

No hay ningún viso de que eso pueda llegar a ser cierto porque precisamente las intenciones son las contrarias. Se presentó en el Congreso de los Diputados una iniciativa de Los Verdes pero se desechó. Las conclusiones fueron: la prostitución es violencia hacia la mujer. Son víctimas. Entonces hay personas que se aprovechan de ellas, no son ellas las que deciden. Mezclaron la trata de seres humanos con fines de explotación sexual  y lo que es la prostitución libre. En esas conclusiones no había posibilidad de que las mujeres sean conscientes y elijan por sí mismas el ejercer prostitución… La mayoría de los grupos políticos y de la ciudadanía se piensa que la mayoría de las mujeres que ejercen prostitución son víctimas de trata. Por este motivo se iniciaron las ordenanzas municipales y no se va a legalizar la prostitución en España. Estas ordenanzas van dirigidas a la prostitución en la calle: porque en los lugares cerrados se cree que no hay explotación laboral.

  • ¿Por qué creen que la prostitución debería ser reconocida como legítima?

La prostituta tiene derechos como ente social, como persona trabajadora y como persona que quiere salir adelante y que hace algo legítimo ¿Por qué no va a ser legítimo? Hay otros trabajos que perjudican a los demás…  Esos no son legítimos. Una persona está demandando unos servicios, paga por ello, y ella ofrece esos servicios. Dos personas adultas que se entienden en una transacción.

Luego lo moral es otra cosa más subjetiva y más de cada uno, y a veces de un colectivo. El sexo lo hemos sacralizado, y eso de que muchas mujeres u hombres cobren por ejercerlo a muchas personas les chirría ¿Pero quiénes somos los demás para juzgar que hacen otras personas?

Además, creemos que ejercen una labor social. Hay personas que no tienen habilidades sociales para ligar, intercambiar acercamiento físico… e incluso charlar. Hay personas que demandan eso: compañía, acercamiento, contacto físico… además del propio servicio sexual.

Hetaira

  • ¿Por qué cree que la prostitución está mal vista en sociedad?

Se ha creado un estigma. Ello perjudica a las mujeres enormemente y no saben defenderse por la etiqueta que se les clava: el estigma de puta. Ser puta es lo peor de lo peor. Esta es otra de las labores de Hetaira: que este estigma se vaya difuminando, porque hacerlo desaparecer es muy difícil.

No solo trabajamos con las propias mujeres, también de cara a la sociedad. Nosotras consideramos que es muy importante dar charlas, conferencias y estar en coloquios en los que se debata o se defienda los derechos como trabajadoras e intentar erradicar el estigma. También de cara a la administración, partidos políticos, prensa…

Hay foros que están a favor de la legalización de la prostitución pero sin preocuparse de nada más. Sin preocuparse de que sean las propias mujeres las que protagonicen ese proceso de legalización. A muchas personas lo que les molesta es que estén en la calle, y piensan que sería mejor que estuvieran en un club o en un sitio cerrado donde no las vean. Ahora, si es de otra manera que siga siendo visible, entonces quizás la cosa cambie. Es muy ambiguo, hay muchas posturas. Depende de las situaciones y los momentos políticos.

Pero, en definitiva, está claro que España no es muy proclive a la legalización. Estoy segura de que si la sociedad estuviera más informada si estaría más a favor.

  • ¿Cómo cree que debería establecerse legalmente la prostitución en España?

Hay varias formas de legalizar la prostitución. Por ejemplo, una es como querría hacerlo Esperanza Aguirre, porque es muy amiga de una asociación de propietarios de burdeles llamada ANELA. En ese caso la situación sería muy mala. Si en esa legalización no van a participar las mujeres, si solamente va a venir desde los empresarios , sería perjudicial. Nosotras no querríamos que se legalizara, Hetaira sería contraria a la legalización.

Nosotras lo que queremos es una regularización con reconocimiento de derechos de las propias mujeres. Porque ellas son las que conocen las diferentes circunstancias, peculiaridades del ejercicios de la prostitución.

Un buen ejemplo es el Barrio Rojo de Ámsterdam. Llegar a acuerdos con las propias mujeres y que hubiese un servicio de seguridad, servicio de higiene, sanitarios… Recursos. Y por supuesto que ellas cotizasen.

  • Respecto a la aceptación por la sociedad, ¿No encuentra cierta hipocresía, por ejemplo, por parte de clientes que, en el caso de formalizar la situación, no mostrarían su apoyo de cara a la sociedad?

Hay una doble moral, ellas mismas te lo dicen, que hay muchos casos de declaraciones de hombres que alguna reconoce como cliente, o hasta de policías.

Sara Alonso Merino
Estudiante de Periodismo 
Madrid