El Mundo de la Melancolía

Melancolía. Un término que utilizamos a diario y, sin embargo, muchos desconocen su verdadero significado, al igual que su proveniencia  ¡Un término que ha inspirado las obras de numerosos escritores, pintores, artistas…! Hoy me gustaría adentraros un poquito en el gran mundo que nace a partir de este término. En la Real Academia Española viene definida como “Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.”
Pero, ¿de dónde viene este término que tan habitual se ha vuelto?
El término de la melancolía viene del griego clásico (como quizás ya se podría intuír por el nombre) μέλας “negro” y χολή “bilis”, es decir, bilis negra. A continuación explicaré un poco más a fondo esta definición, ya que a muchos (como también me pasaba a mí antes de investigarlo más a fondo), el término de bilis negra puede no decirles nada.

Proviene de la teoría de los cuatro humores de Hipócrates de Cos (460-370 a.C.), una teoría afamada y adoptada por los filósofos de la Antigua Grecia que trataba de explicar el funcionamiento del cuerpo humano y que se mantuvo hasta la medicina moderna en el siglo XIX. Brevemente, esta teoría basa en la creencia de que el cuerpo humano se compone de cuatro humores esenciales (cuatro líquidos). Estos son: bilis negra, bilis amarilla, flema y sangre. A partir del equilibrio existente entre esos cuatro líquidos, se calificaría el comportamiento e incluso el estado de salud de las personas, es más, la teoría precisa que cada enfermedad podría resultar de un exceso / falta de alguno de los cuatro líquidos.

Cada uno de los humores corresponde a uno de cuatro órganos que son la fuente de esos líquidos. Los líquidos son descritos según su calor y humedad y varían según las estaciones del año, por lo cual en cada estación predomina un líquido diferente.


Como se puede observar en esta tabla, un exceso de bilis negra incitaba en las personas un comportamiento abatido, depresivo, extremadamente emocional.
De ahí que el término de la melancolía pasase de referirse a un líquido que determinaba el estado psíquico depresivo de una persona a representar lo que conocemos hoy como melancolía. Bien pues, habiendo explicado la etimología de la palabra melancolía y, como buena estudiante de literatura francesa, no llegaré al fin de este artículo sin aconsejaros la obra “Les fleurs du mal” (Las flores del mal), seguramente la más importante de Charles Baudelaire.

Obra en la que la melancolía se establece como uno de los temas principales y en la que Baudelaire explica la inquietud psíquica debida al estado físico causado por la bilis negra. Incluso hay un capítulo llamado “Spleen et Idéal” (Bazo e Ideal), en el cual el autor hace referencia al órgano en el que se pensaba que se producía la bilis negra.
Todos los poemas de esta sección (y muchos del resto de la obra) están plagadas de aquel estado psíquico que hoy denominamos melancolía. Más no voy a decir de esta obra maestra de la poesía, sino que dejaré que sea el mismo Baudelaire el que os adentre en este mundo que tanto me ha fascinado. Así que ya tenéis plan para el próximo fin de semana: Leer Las flores del mal acompañados de una buena copa de vino, al más puro estilo Baudelaire.

Isabel Döbold
estudiante de  Filología Francesa
Munich

Blog:   http://www.cosasquedecimossinpensar.blogspot.com