El racismo que destiñe Hollywood

Scarlett Johansson es japonesa, o al menos eso es lo que nos quiere hacer creer Ghost in the Shell, la película basada en el manga homónimo. Mientras que la historia original está protagonizada por japoneses, la película ha sido muy criticada por presentar un elenco en el que la mayoría de los protagonistas no son asiáticos.

El fenómeno por el que se emplea a actores blancos para representar a personajes pertenecientes a otros grupos étnicos se denomina whitewashing (algo como blanqueamiento) y ha tenido un largo recorrido en la historia de Hollywood. Si la diversidad étnica en la industria del cine deja mucho que desear, en particular entre los papeles protagonistas, con el whitewashing se acentúa aún más esta lacra.

Todo comenzó en los inicios del cine con los denominados blackface yellowface mediante los que se contrataba a actores blancos para representar a personajes negros o asiáticos empleando un maquillaje exagerado que plasmaba a la figura de forma estereotipada. Ejemplos de ello son John Wayne interpretando a Gengis Kan o Mickey Rooney interpretando al japonés Yunioshi en Desayuno con Diamantes.

Mickey Rooney interpretando al japonés Yunioshi en Desayuno con Diamantes

Aunque la práctica del blackface ya no es tan común, se ha podido observar un caso similar muy polémico con el estreno de Nina, el biopic de la cantante y activista afroamericana Nina Simone. En la película es representada por Zoe Saldaña, de padre dominicano y madre puertoriqueña. Las voces críticas rechazaron que se emplease una actriz que precisaba de un maquillaje exagerado y una prótesis de nariz en vez de concederle el papel a una actriz afroamericana. Pero este caso, puede ser, el menos llamativo de todos.

Hollywood racista

Entre los primeros casos del blanqueamiento étnico en una gran producción de Hollywood está el de Elisabeth Taylor representando a la faraona egipcia Cleopatra. No obstante, a principios de los años 60 la representación de grupos étnicos en Hollywood no era tan amplia como hoy.

Luis San Narciso, director de casting de Aída Águila Roja y de películas como La piel que habito Volver, cree que “ampliar los perfiles” es “un trabajo moralmente necesario” y por ello constituye una de sus prioridades a la hora de buscar actores. La serie española Vis a vis, por ejemplo, contó en su elenco con mujeres cubanas y gitanas, entre otros grupos.

Desde Hollywood, el director estadounidense Ridley Scott explicó porque su película Éxodo: Dioses y Reyes estaba formada principalmente por actores blancos. “No puedo montar una película de este presupuesto y decir que mi actor principal es Mohammad […]. No voy a obtener financiación”. San Narciso sabe que los estudios “arriesgan poco” y suelen apostar por las “estrellas comunes” pero subraya que “hay que crear nuevas estrellas” y apoyar la diversidad en el cine.

Si el whitewashing se produce por una cuestión de dinero, de conseguir vender la película con caras conocidas, el caso de Ghost in the Shell se podría haber solventado con muchos actores asiáticos conocidos en la gran pantalla según sostiene Narciso.

Éxodo: Dioses y Reyes

El argumento de muchos de los productores que se decantan por actores blancos para interpretar a personajes de otras etnias es el de que la película vende más con una cara blanca, porque, según su tesis, realmente los racistas, no son los estudios, sino los espectadores. Según ellos, el público no se siente representado por actores de “entornos étnicos minoritarios”. San Narciso, no está de acuerdo: “Uno se ve representado en el ser humano, en las emociones, las pasiones”.

Cinco ejemplos de ‘whitewashing’

Emma Stone en Aloha

1) ALOHA – Emma Stone
Entre los ejemplos de whitewashing se puede destacar el polémico caso del papel de Emma Stone en la película Aloha. Stone interpreta a la Capitán Alison, de origen chino y hawaino. Los espectadores de estos grupos étnicos pusieron el grito en el cielo con la decisión de poner a una actriz con raíces exclusivamente europeas en vez de una actriz étnicamente más representativa. En el caso de no haber querido prescindir de la cara de Stone por el peso de su nombre, el guion debería haber sido adaptado a su realidad étnica, según las voces críticas.


2) PRINCE OF PERSIA- Jake Gyllenhaal

Jake Gyllenhaal, descendiente de rusos, letones, ingleses y suecos, interpretó el papel del príncipe persa Dastan de Alamut en la película inspirada en el videojuego Prince of Persia: Las arenas del tiempo.

3) DEATH NOTE 
Netflix ha querido hacer una adaptación del conocido manga y anime pero ha sido criticado por occidentalizar la trama completa. Mientras Ghost in the Shell tiene lugar en un Japón futurista, Death Note se ha trasladado a Seattle. Los fans se preguntan si la historia tiene sentido fuera del entorno original y han acusado a Netflix de ser autor de uno de los mayores ejemplos del blanqueamiento étnico.

Liam Neeson en 'Batma Begins'

4) BATMAN – Liam Neeson
Liam Neeson interpretó a Ra’s Al Ghul en la trilogía de Nolan, tanto en Batman Begins, como en El caballero oscuro: la leyenda renace. Sin embargo, el líder de la Liga de las Sombras y entrenador de Bruce Wayne es, en los cómics, originario de un lugar no definido de Arabia.

5) – AIRBENDER: EL ÚLTIMO GERRERO
La versión cinematográfica de la serie animada Avatar: la leyenda de Aang, fue criticada por no respetar cuestiones étnicas de relevancia de la versión original. Los personajes de Katara y Sokka en la serie pertenecen a un pueblo inspirado en los Inuit y tienen rasgos similares a este grupo étnico. No obstante, en la versión cinematográfica, fueron interpretados por actores blancos. La diversidad cultural por la que aboga la serie no fue respetada según los fans que rechazaron que la nación del fuego, inspirada en el Japón imperial, fuese retratada con símbolos árabes.Los personajes de Suko, Ozai y Azula fueron interpretados por actores de tez morena, en vez de emplear la estética japonesa de la serie.

%d a los bloggers les gusta: