Kiev: El Precursor en Maidan

Metro de Maidán Nezaleshnosti cerradoHoy, a las 14.00 nos disponíamos a ir a la Plaza de la Independencia en Kiev. Ya en el metro tuvimos dificultades para bajarnos en la parada de “Maidan Nezaleshnosti”, bloqueada en todas sus salidas. Al final, al llegar a la parada de “Teatralna” y subiendo las inmensas escaleras mecánicas una mujer gritaba “Yanukovich se ha ido” y en respuesta un “¡Hurra!”.

La calle estaba abarrotaba de gente, se oían cohetes y las voces de los manifestantes gritando al unísono. Olor a neumáticos quemados, mucho humo y sobre todo una gran tristeza en las caras de aquellos que se acercaron a dejar sus flores en memoria a los caídos. Incluso podíamos ver un féretro al que le aplaudían y gritaban; al fin y al cabo, los caídos son héroes.

El acceso estaba cerrado pero finalmente llegamos a una de las barricadas que sí permitían la entrada. Todo estaba perfectamente organizado, mirando quién pasa y haciendo turnos de entrada y salida para evitar aglomeraciones y descontrol. Una vez dentro, caras divididas entre la pena de la masacre de hace unos días y la alegría de ver que parece que algo se mueve. Pero el Maidán, no se queda quieto, no se confía.

En Maidán se mantiene el ordenTambién pudimos ver a gente barriendo el suelo y recogiendo basura. El orden llega a tal punto en el que por momentos olvidamos que estamos en un sitio de manifestación: personas vigilando las entradas a los edificios ocupados, otros en las barricadas, la basura separada de la comida, leña cortada y sobre todo, adoquines, muchos adoquines arrancados del suelo de la plaza, listos para ser empleados o como freno en las barricadas o como arma de defensa.

Sobre todo el hecho de que haya comida para todos, sin discriminar, es lo que parece dar tranquilidad a esta gente que lleva mucho tiempo sin comer. Ucrania es un país que sufre de mucha pobreza hasta tal punto que los sueldos  suelen ser de una media de  unos 350 € mensuales y por lo tanto, comida gratuita es más que un buen preciado. Donde se junta la rabia y el hambre surgen revoluciones, desgraciadamente se ha derramado sangre pero los activistas esperan haberse acercado un poco más a su meta.

Un objetivo, que hoy, ya no sólo es el de una Ucrania europea, democrática y moderna,  sino la realidad de acabar con un Jefe de Estado que hacia de todo menos velar por los intereses de su pueblo.La Plaza está en aparente calma, pero si la clase política da un paso en falso, el movimiento EuroMaidán, está más que preparado para seguir el tiempo que sea necesario y por ahora no parece que se vaya a levantar el campamento.

Cócteles Molotov 

Todas las imágenes del artículo fueron tomadas el 22.02.2014 en Maidan Nezaleshnosti

Esther Pomareta

Fundadora y directora de "El Precursor". Politóloga que escribe en publico.es. Pasó tres meses viajando por Ucrania, Moldavia y Georgia para estudiar los conflictos en la zona y residió durante un año en Lisboa. @EstPom

3 Comments

clara guzmán zapater

Enhorabuena a la reportera. No es fácil leer a periodistas y que de verdad parezca que vivan en primer plano las situaciones que describen. Seguiré este relato cada día para ver como se desarrollan los acontecimientos en Ucrania. Sin duda son momentos históricos para el país; los más importantes vividos desde la caída de la Unión Soviética.

Reply
El Precursor

Muchas gracias Clara! Me alegro que te haya gustado. Seguiré informando desde Kiev.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *