Las dos verdades sobre Ucrania

La situación en Ucrania no deja de empeorar. Hace dos semanas, asistíamos al comienzo de un imparable movimiento democrático en la plaza de la Independencia de Kiev, donde el pueblo ucraniano se echó a las calles para terminar con el régimen corrupto del presidente Yanúkovich, una marioneta de Putin, y posibilitar un acercamiento notable a la Unión Europea. Frustrado por los deseos de libertad y democracia del pueblo Ucraniano, el malvado Putin, presidente de una Rusia que sigue el mismo patrón de comportamiento que la Unión Soviética, invadió Crimea, península situada al sur de Ucrania. La guerra parece inevitable y, de no ser por el talante de nuestros gobernantes europeos y sus aliados estadounidenses, estaríamos perdidos.

Esta viene siendo la versión más o menos impuesta por la casi totalidad de los medios en el entorno occidental. La realidad, sin embargo, es muy distinta para cualquier persona que pueda observar con espíritu crítico la situación. Con este artículo no pretendo criticar el movimiento Euromaidan en sí, cuyos motivos comparto y comprendo, sino el devenir de los hechos en las últimas semanas y, sobre todo, el filtro informativo que impera en Occidente.

Tengamos en cuenta, en primer lugar, quienes son los implicados: EEUU, Rusia, la UE y Ucrania. El cuarto es notoriamente inferior al resto. En mi opinión, este punto es de gran importancia, ya que resume en líneas generales cual es la situación real; se trata de un pulso entre grandes potencias que tiene una única víctima colateral, Ucrania.

En segundo lugar, lo que se ha consumado en Kiev casi podría calificarse como un golpe de Estado. Según la Real Academia, un golpe de Estado se caracteriza por ser una Actuación violenta y rápida, generalmente por fuerzas militares o rebeldes, por la que un grupo determinado se apodera o intenta apoderarse de los resortes del gobierno de un Estado, desplazando a las autoridades existentes.  Que los manifestantes en Kiev han actuado de forma violenta es innegable. No veo necesario referirme al tema de los francotiradores y de Ashton, que es información no confirmada; teniendo en cuenta las cifras de fallecidos y heridos, entre ellos un porcentaje relativamente alto de policías, no se puede defender que haya sido una protesta  pacífica.  Con ello no quiero decir que, en su momento, no lo fuera. Algo se torció, posiblemente por la influencia de los Estados Unidos y de la Unión Europea, que apoyaron a cualquier precio este movimiento, y por la actuación sin duda criticable de Yanúkovich. En cualquier caso, al final ciertas facciones pro europeas (algunas de ellas cercanas a la ultra derecha, como Svoboda) han llegado a hacerse con los resortes del gobierno, expulsando a las autoridades existentes. Yanúkovich está en Moscú. En un proceso democrático esto no ocurre, y no es positivo a largo plazo para una república democrática propiciar un cambio de este modo, por mucho que, dentro de unos meses, se vayan a celebrar elecciones.

En tercer lugar, el Euromaidan no representa a todo el pueblo Ucraniano. El Este de Ucrania votó mayoritariamente al ex-presidente Yanúkovich. Tengamos en cuenta, pues, que alrededor de la mitad de Ucrania es pro-rusa y, además, habla ruso de forma cotidiana. Con esto no me refiero a que quieran forma parte de Rusia, sino a que prefieran tener una relación más estrecha con Rusia que con la Unión Europea. Desde su perspectiva, ¿qué es este supuesto movimiento democrático? Un golpe de Estado contra una elección expresada democráticamente en las urnas. ¿Cómo va a obtenerse estabilidad y verdadera Democracia de esta forma? ¿Alguien se ha parado a pensar en eso? Naturalmente, también habrá partidarios del Euromaidan en el este, pero si echamos a un vistazo a este mapa, salta a la vista que Ucrania es un país dividido; la primera vez que lo vi, no pude evitar pensar en la posibilidad de una guerra civil, dadas las circunstancias.¿cómo se reparten los votos de Yanúkovich?Mayoría rusófona

Evidentemente, en este contexto, Rusia interviene. Tal vez de forma muy contundente, eso es discutible, pero tiene unos intereses que proteger y salvaguardar. Porque Yanúkovich había sido votado, por muy corrupto que fuese. Y no puede ser que en apenas dos semanas tenga que huir del país. Lo verdaderamente democrático habrían sido unas elecciones adelantadas llevadas con calma y diálogo, no este desastre que están propiciando las grandes potencias occidentales con una gestión LAMENTABLE de la situación, que puede acabar de forma dramática para Ucrania. Además, Crimea ha oscilado entre Rusia, Ucrania y la independencia desde 1992 (final de la Unión Soviética), detalle que nadie se molesta en mencionar. Ha habido tensiones entre Crimea y el gobierno Ucraniano desde entonces y, estadísticamente, es una región mayoritariamente pro rusa.

No somos tontos, somos una sociedad madura con acceso a una gran cantidad de medios y fuentes de información. Somos capaces de tener pensamiento crítico, no necesitamos que nos vendan una historia bonita con buenos y malos. Que la Unión Europea tenga este papel de gran potencia especuladora me avergüenza profundamente como europeo. Nuestro papel no es tan distinto del de Rusia; más allá de la intervención militar, somos una gran potencia tratando de atraer a nuestra esfera de influencia a un país interesante por extensión y recursos, sin importarnos las formas ni los daños que podamos causar a la población.

En un conflicto entre grandes potencias no hay ni buenos ni malos, hay intereses contrapuestos y víctimas colaterales, ni más ni menos. La Unión Europea y EEUU ya no engañan a nadie, teniendo en cuenta además precedentes muy recientes en relación con la primavera árabe. Que no nos vendan el cuento de la malvada Rusia, por favor. Ya somos mayorcitos para cuentos. Mi compañero Eric decía hace unos días que Venezuela no aparece en los medios y que, por lo tanto, no existe. Con Ucrania ocurre lo contrario; aparece en todas partes y se nos intenta vender compulsivamente una verdad que parece indiscutible. Pero siempre hay por lo menos dos versiones, dos verdades, para una misma historia.

GetAttachment

Ángel Roldán Buñuel

Licenciado en Derecho Hispano-Francés. Guitarrista en Duermevela. Aficionado a la literatura. Busco mi propio punto de vista.

2 Comments

Davor Suker

Comparto todo respecto a la situación ucraniana , pero una apreciación:

Insinuar que Rusia es moralmente como la UE pero que los medios nos venden que es mala y la UE es buena dista mucho de la realidad.
Las elecciones que se celebran ahí están a años luz de ser modélicas, la gente crítica con el Gobierno y que además son de renombre internacional curiosamente acaban en la cárcel o son perseguidos por algún motivo. Por no hablar de como es tratadala homosexualidad (Google realizó una crítica muy sutil de la situación a través de un Doodle el día que se inauguraron los JJOO de invierno en Sochi).

La UE puede tener (y tiene) 8.000 defectos, pero como garante de calidad democrática y respeto a los derechos humanos no tiene parangón en el mundo, y ello se deba posiblemente a haber sufrido dos guerras mundiales y sobre todo a haber aprendido de ello. Dudo que haya un solo colegio en toda Europa que oculte lo que pasó durante el nazismo, por ello la conciencia de la población europea sobre la importancia de una democracia y el respeto al que piensa diferente. De ahí que cuando aparece un partido de extrema derecha como Amanecer Dorado la población europea lo denuncie y el resto de partidos políticos se unan contra él sin importa las diferencias ideológicas entre ellos (los pocos eurodiputados de extrema derecha que están presentes en el Parlamento Europeo se podrían calificar de marginados por el resto de sus colegas).

Mientras tanto, en la pobre Rusia maltratada por los malvados medios occidentales todavía hay gente (y no poca) que dice que con Stalin se viviría mejor…

Reply
Ángel Roldán Buñuel

Hola,

En ningún momento comparo a Rusia con la Unión Europea “en general”, sólo en relación con el conflicto en Ucrania. En ese contexto, creo que el papel que quiere hacer ver que tiene la UE dista mucho de la realidad y que se trata de un “juego” especulativo entre grandes potencias.

En cuanto a Rusia estoy muy de acuerdo con lo que dices, es un país que arrastra muchos problemas de diversa índole desde hace años. Con este artículo no pretendo defender a Rusia, sino criticar el enfoque unilateral que se está dando en Occidente del conflicto.

Un saludo

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *