Los 3 pasos para resucitar a Indiana Jones, by David López González

Indiana Jones 1

No hace falta que diga a estas alturas que soy lo más fan y grupi de Indiana Jones que puede haber en el mundo. Sí, me gustan muchas sagas de películas: Harry Potter, El Señor de Los Anillos, Star Wars… pero sobre todas ellas, las aventuras del bueno de Indy siempre han sido mis favoritas. Ya sea porque la aventura siempre me ha parecido un género estupendo (cuya cumbre sin duda son estas películas de Spielberg) o que las vi siendo yo un moco, se quedaron para siempre en mi memoria, y acudo a ellas cuando estoy triste o demasiado contento, como si fueran mi “Pretty Woman”.

Hace ya un tiempo, escuché la noticia de que Disney (actual poseedor de la saga) tiene en la mente un cambio de actor. A mí, que siempre he sido un purista Harrisoniano (RAE, apunta esta), me chocó en un principio, pero luego reflexioné y recordé “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal”.

¡Ojo! Que no critico la última de las películas de la saga; me parece que se ha puesto muy de moda echar esta por tierra cuando es, sin duda, una muy buena película de aventuras que, aunque no está a la altura de las anteriores, sí que es una manera digna de volver a ver Ford con el sombrero y el látigo. Ahora bien, las cosas son como son: la saga se encuentra en horas bajas, y hay que revivirla de alguna manera.

Al caso de este artículo: hace unos días, leí yo un par de noticias en las que se comentaba que Spielberg tiene la intención de hacer una nueva película (como ya sabíamos), pero la novedad reside en que, ojo al dato… ¡Quieren otra vez a Harrison Ford en pantalla!

Argumentan, claro está, que el personaje no es como James Bond: no puede cambiar así como así. Del espía no sabemos nada de su vida: solo conocemos su misión, su estilo y poco más, por lo que no nos resulta extraño un cambio de actor cada cierto tiempo. En el caso de Jones es diferente: el arqueólogo es un personaje con un pasado profundizado. Conocemos a su padre, al capullo de su hijo, sus logros, su historial… En definitiva, tiene una cara y, en principio, no la podemos cambiar.

Pero, amigos míos, hasta aquí llega mi concordancia con la opinión de Spielberg. Yo creo que si se puede (y se debe, por la salud del personaje) hacer algunos cambios en la saga que remonten a las historias de Indiana al lugar al que se merecen.

Hace ya tiempo que hablé de lo que, para mí, necesitaba la saga. Ahora, a riesgo de repetirme, creo necesario recogerlo de nuevo, en lo que humildemente he titulado “Los 3 pasos para resucitar a Indiana Jones, by David López González”. Y que Hollywood no me haga caso, ya ves tú…

1.- CAMBIO DE DIRECTOR URGENTE

Indiana Jones 2

Sí, ya lo he dicho. Lo mismo que pasa con Star Wars. George Lucas dio lo bueno que tenía en los episodios IV, V y VI, hizo lo que pudo en el I, II y III y luego la cagó remasterizando todo. El caso es que, cuando alguien se ve superado por su propia obra o bien cede el testigo o bien la deja. No hay más opción. Ahora tenemos a J. J Abrams a la cabeza con, visiblemente, más ideas frescas y buenas para la continuación de la saga. Parece que, según los avances, la cosa pinta bien (sí, sé que es pronto para hablar, pero tengo fe en este hombre después de ver lo que hizo con Star Trek).

Pues con Spielberg pasa lo mismo. Es un director cojonudo, de mis favoritos. Pero si ya no tiene más ideas para Indiana Jones, lo siento. Que dé un paso atrás y deje la oportunidad a gente más joven, quizás incluso de su propia academia (para conservar el tono). Una huida a tiempo es una victoria, dicen.

2.- CAMBIO DE ACTOR URGENTE

Y lo que ello conlleva. Sí, repito que soy purista de Harrison, pero afrontemos la verdad: está yayo. No se puede hacer aquí como en (y vuelvo a mi ejemplo) Star Wars: allí, Han Solo es uno más, al que, al haber pasado sus mejores tiempos, se le puede dejar en la retaguardia aportando algún momento correcto que otro.

Pero la saga de Indiana Jones está protagonizada por Indiana Jones, y si voy a ver una película de Indiana Jones espero ver una aventura protagonizada por Indiana Jones, y no por el hijo tonto de Indiana Jones, por mucho que Indiana Jones esté por el medio haciendo sus mierdas. Uy, cuanta repetición, qué recurso literario más bello.

Al caso: Si queremos a Indiana protagonista, hay que cambiar de actor. No tenemos por qué hacer reboots ni nada por el estilo. Simplemente, contamos las partes de la historia que faltan. Me explico. Indy 1 ocurre en 1936. Indy 2 en 1935. Indy 3 en 1938. Y la última sucede en 1957. Ahora… ¿Por qué no coger un actor nuevo y contar, por ejemplo, que pasó en 1934, antes de que viviéramos su primera aventura? ¿Por qué no irnos hasta 1940, en plena IIª Guerra Mundial? ¿Por qué no repasamos sus años como espía para EEUU en la Guerra Fría?

Es decir: a diferencia del caso Bond, mantendríamos la línea temporal de la saga original, sólo que haciendo un necesario cambio de rostro.

Indiana Jones 4

“Oh, sí…”

Opciones hay muchas: Chris Pratt, Michael Fassbender, Bradley Cooper… gente joven, dinámica y de moda, además de actores cojonudérrimos. Te lo digo yo, Spielberg, la gente lo va a entender. No es tan difícil de comprender que ahora intervenga otro actor aunque el personaje sea el mismo. Que no sería como James Bond, que sería distinto. De verdad, Spielberg. De verdad. Escucha.

3.-ADAPTACIÓN AL MEDIO TELEVISIVO URGENTE

Posibilidades hay muchas. Más ahora, que se recuperan todo tipo de series gracias a las plataformas de distribución. Imaginaos el plantel: reactualizar la serie de “Las Aventuras del joven Indiana Jones”.

Para quien no la haya visto: Un ya muy anciano Indiana Jones cuenta sus andanzas en su infancia y juventud a un par de niños. Una especie de “¿Cómo conocí a vuestra madre?”, pero con aventurillas. Pues ahora, seguidme en un divertido juego de imaginación: Cogemos a Harrison Ford (el de verdad), le ponemos el gorro, y le dejamos que cuente sus batallitas de personaje. Cogemos a un buen actor jovenzuelo para interpretar a un Indy adolescente y disfrutamos de unas cuantas aventuras en formato serie.

Así, tendríamos doble ventaja: Por un lado volveríamos a ver a Ford en el personaje, y muy dignamente, porque no tendría que andar dando brincos por ahí como si fuera un luchiyayo. Por otro, aumentaría el hype y la base de fans del arqueólogo de cara a nuevas películas.

Productores que podrían hacer esto a estas alturas hay muchos… ¿Alguien dijo Netflix?

Indiana Jones 3

Y yo creo que con esto valdría. Mejor voy cortando, que si me dais cuerda sobre Indiana Jones puedo escribir una tesis doctoral perfectamente.