Los medios vuelven a obsesionarse con Froilán

El pasado martes día 1 de Julio nos sorprendía una nueva noticia sobre “Froilán” o Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón, sobrino del Rey.

El titular “Froilán vuelve a suspender Segundo” me causó una indignación profunda. No por el hecho de que un adolescente complicado sufriese de fracaso escolar, sino por el hecho de que ello sea noticia en un periódico. La vergüenza que pasé al ver este artículo surgía por dos causas.

Primero me chocó pensar que un periodista aparentemente serio ocupara su tiempo laboral con artículos sobre un adolescente con problemas escolares, ya que, al fin y al cabo, es eso, por muy de la realza que sea. Pensar que hay tantos temas que se ignoran o se tapan y que luego aparecen artículos como este o como otro en el que se escribía de forma escandalosa sobre el hecho de que a la Princesa de Asturias aun no se le han caído los dientes de leche. ¿No hay en España suficientes cosas serias sobre las que escribir? Y ya no en nuestro país, en un mundo globalizado como en el que vivimos, ¿no existe información internacional de mayor relevancia.

El segundo aspecto que me dejo intranquila fue pensar que sí podemos encontrar un artículo de este tipo seguramente se deba a que realmente hay gente interesada en este tipo de cotilleos. Personas que ocupan su tiempo en saber si finalmente Froilán superará el curso, tendrá que repetir o en intentar averiguar con quién hablaba por teléfono el día de la proclamación cuando lo fotografiaron en la ventana observando lo que fuera acontecía.

Nos quejamos de estos artículos, de programas basura en los que el tema del día es cotillear a voz en grito y sacar trapos sucios de cualquier medio famosillo al que se le pueda atacar. ¿Es justo quejarse? Si realmente la existencia de estos cotilleos solo son un reflejo de la sociedad. Al fin y al cabo, la supervivencia de programas basura y el triunfo de Gran Hermano 24h sobre CNN demuestra que hay gente que se mueve por esto.

Lo que aparece en los medios es el reflejo de la sociedad, cambiemos los asuntos de los que hablamos para terminar con los vicios de un país que aún puede crecer mucho. Cambiemos lo estereotipos para ya no seguir siendo un país más del sur de Europa que arrastra los estigmas de tiempos pasados.

Esther Pomareta

Fundadora y directora de "El Precursor". Politóloga que escribe en publico.es. Pasó tres meses viajando por Ucrania, Moldavia y Georgia para estudiar los conflictos en la zona y residió durante un año en Lisboa. @EstPom

1 Comment

Ángel

Totalmente de acuerdo, Esther. A ver si vamos dejando atrás tonterías como esta y empezamos a crecer como país, aunque me da la sensación de que cada día vamos a peor…

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *