“Marco Polo”, mucho más de lo que te prometen (***1/2 de 5)

Llevo alrededor de un mes explorando Netflix de un lado para otro, cual aventurero de poca monta, inspeccionando series a las que mereciera la pena echar un vistazo. Así, hace unos días, encontré “Marco Polo”. Sí, sé que se estrenó el pasado diciembre, y que desde entonces ha llovido bastante. Pero Netflix lleva en España solo un par de meses, así que, para el caso, patatas.

Marco Polo 1

No me esperaba gran cosa. Por los adelantos,

prometía poco más que escenarios bonitos y un par de luchas de kung fu para tener contenta a la peña. Pero aun así, movido por no sé muy bien qué, me

decidí a ver esta producción propia de la casa. Una de las mejores decisiones que he tomado en series, para mi sorpresa.

Y es que, pese a que “Marco Polo” promete ser poco más que un compendio de aventuras rodadas en paisajes estrafalarios (una “chinada”, como suelen decir mis progenitores) resulta ser mucho más. Desde el principio podemos ya ver el ambiente subyacente de intrigas, misterios velados y grandes personajes, acompañado todo ello de una acción correcta, muy bien rodada y, lo que es más importante, desarrollada en su justa medida. De no ser por su tono único y bien marcado, uno podría pensar que estamos viendo “Juego de Tronos” en su mejor momento.

Los actores dejan el listón bien alto (quizás, insisto, porque no se esperaba mucho de ellos) y, salvo algún que otro detalle que se sale del tiesto [AVISO SPOILER: ¿En serio hace falta tener tu malvado y SECRETO plan pintado en una de las paredes de tu puñetera casa, Ahmad? FIN DE SPOILER] tenemos una serie plagada de escenas puñeteramente buenas: como ejemplo, lo correctamente grabada que está la contienda final, en algunos puntos de igual calidad, si me apuras, a la batalla del Aguasnegras.

Marco Polo 2

Figuraos que me la he acabado fundiendo en poco más de dos días. Nada que ver con cómo los “top-critics” pintaban a la serie, lo que, para mí, huele desde aquí a cuerno quemado: no hay más que ver, en Rotten Tomatoes, la valoración de los expertos (dándole un 24%) y la de la audiencia (92%).

CONCLUSIÓN: “Marco Polo” ofrece mucho más de lo que promete, y no se deja amilanar por los prejuicios que se tienen sobre ella. Es adictiva, atrayente, equilibrada y bien rodada, siendo para mí una de las grandes sorpresas de Netflix. Pese a lo que diga la crítica mal llamada profesional, estoy atento para la segunda temporada.