Recomendación: Tíos, tenéis que ver “Community”

Goodmorning, Greendale!”

Community 1

Ha pasado ya casi un mes desde el final de temporada de “Community”, pero yo voy a mi ritmo, lo admito. Hace unos días terminé yo de verla, y me he quedado como cuando uno termina un buen libro. Hablo de ese momento en el que salen las letras del final y dices “Vaya”. Y no sabes si esperar una temporada más, o una película, o algo. Porque así es “Community”: Su base de fans es tan pequeña que hace que siempre esté al borde de la cancelación, pero también es tan fiel que casi siempre consigue que se salve de una forma u otra. Sin ir más lejos, esta última temporada pasó de emitirse en televisión (NBC) a emitirse por Internet (en la plataforma de series de Yahoo).

Más que una crítica hoy vengo a hacer una recomendación. No mucha gente ha visto esta sitcom y os aseguro que es algo maravilloso. Si hace poco ya me conquistó “Parks and Recreations”, “Community” me dejó enganchando a la pantalla durante los pocos días (insisto: días) que tardé en fundirme las cinco temporadas que tenía pendientes antes del estreno de esta última. Esta serie es así: peligrosamente adictiva.

Cool cool

Lo que ocurre con “Community” es que empieza pareciendo una comedia completamente habitual: Son un conjunto de alumnos de diferentes edades que van a una universidad pública estadounidense con muy baja reputación: Greendale. Entonces ¿qué tiene de original? A riesgo de parecer un odioso hípster, diré que es una serie completamente meta (y que dios me perdone por utilizar este término). A través del personaje de Abed, que tiene una especie de síndrome de Asperger, los demás personajes parecen ser conscientes de que se encuentran dentro de una ficción: llega a ser habitual, por ejemplo, que ellos mismos se refieran a los cursos como “temporadas”, y que señalen explícitamente los bajones de calidad. Reflexionan sobre lo que puede ocurrir cuando termine la serie, e imaginan “Spin-offs” de los distintos personajes.

Esto le da una riqueza narrativa espectacular. Les permite transformar cada capítulo en una serie diferente, explorando el género noir y thriller (el capítulo del bandido de la raja del culo), el género western (el capítulo del paintball), el de espías (el del paintball otra vez), la space opera (paintball again), el género bélico y documental (el episodio de la gran guerra de almohadas), el género de mafia (el capítulo de las alitas de pollo)… Cada vez optan por un tono diferente sin abandonar el estilo de la propia serie, y juegan de manera genial con los estereotipos del género narrativa. Y, además, “Community” está tan minada de referencias hacia la cultura popular que, si te consideras un mínimo de friki, disfrutarás como un enano.

Community 2

Sin duda es la sitcom (de las que he visto, claro) que más se da a la locura, y aun con todo no pierde su tono y su gracia. Parece que busca constantemente la innovación, y en los aspectos que no puede innovar se ríe de su propia falta de originalidad (esto se ve muy bien en el último capítulo de la última temporada). Quizás no sea una serie para todos los públicos, pero merece por lo menos una oportunidad.

Eso sí, en inglés. No me gusta ir de poser pero he oído el doblaje español y da un poco cáncer de alma.

#SixSeasonsAndAMovie