República soviética de los Alemanes del Volga

Por muy surrealista que pueda parecer el inicio de este artículo, su nombre oficial era República Autónoma Socialista Soviética de los Alemanes del Volga y existió entre 1918 y 1941.

¿Había alemanes en la zona del río Volga? Sorprendentemente sí. Su origen se remonta a las migraciones de colonos que fueron a Rusia atraídos por los privilegios otorgados por la emperatriz Catalina la Grande en el siglo XIX con el fin de repoblar el bajo Volga. Las migraciones empezaron en 1763 y continuaron regularmente durante un siglo. Estos colonos se establecieron en la región de Saratov, la cual se sitúa próxima a la frontera con Kazajstán y a 2.200 km de Berlín.

Los privilegios otorgados a los colonos alemanes eran numerosos: libertad religiosa, exención del servicio militar, libre uso del idioma alemán, sistema educativo propio y autonomía administrativa. Estos privilegios fueron abolidos en 1864, lo que provocó una masiva emigración de estos colonos a América. Aún así, a finales del siglo XIX quedaban en torno a 1,8 millones de alemanes étnicos en la zona.  Este grupo cultural conservó rigurosamente el idioma, las costumbres y las tradiciones de sus ancestros, preservando la cultura alemana. 579px-Coat_of_arms_of_Volga_German_ASSR.svg

La revolución de 1917 trajo consigo la caída del zarismo y la concesión de cierto grado de autonomía a las nacionalidades del Imperio Ruso. De esta manera, la República Soviética de los alemanes del Volga fue creada en 1918 y se promovió el uso del idioma alemán en la administración regional, así como que alemanes étnicos ocupasen importante puestos en la misma.

Sin embargo, la invasión alemana de la Unión Soviética en 1941 provocó que esta República fuese abolida y los alemanes étnicos deportados a Kazajstán y otros países centroasiáticos. Es curioso constatar que en los años 70 en Kazajstán los alemanes étnicos conformaban el tercer grupo étnico del país después de rusos y kazajos. Incluso hubo un proyecto de crear una república autónoma alemana en ese país. En cualquier caso, sigue siendo sorprendente que actualmente viven en Kazajstán 200.000 alemanes étnicos y 16.000 en Uzbekistán.

Por último, tras el colapso de la Unión Soviética hubo una emigración masiva de alemanes étnicos hacia su país de origen, lo que redujo su número a 600.000 según el censo ruso de 2002.

Borja Palacios Moreno

Burgos