Strombers, Cataluña, Banderas y Rock

 

Hace poco he tenido la suerte de poder darme unos días de vacaciones y realizar una escapada por Barcelona para reencontrarme con dos buenas amigas. La única vez que había pisado tierras catalanas todavía seguía haciendo uso del chupete, por lo que no puedo decir que los recuerdos me inunden. Es por eso que, nada más coger los billetes de avión, poco a poco me fueron más y más ganas de que llegara el ansiado día de poder descubrir la famosa ciudad condal. Nada más llegar allí, fui fijándome en cada minúsculo detalle de la ciudad y, como era inevitable, de las numerosas banderas que colgaban de gran parte sus balcones, la ya famosa estelada. Tardé mucho en ver la primera; nada más llegar a casa de mi amiga, en el balcón de enfrente. Como le dije a ella, saltaba mucho a la vista, incluso le dije que me parecía muy exótica.

Tras reírnos unos segundos por este comentario aparentemente tonto, me paré un segundo a reflexionar y me di cuenta de que lo que había dicho no era ninguna ridiculez, ya que realmente, el ambiente que se respiraba allí no era para nada comparable al que respiro yo día a día por las calles de Madrid. Cada ciudad y casi cada rincón del mundo es diferente, está claro. Sin embargo, aunque no se siquiera si sería capaz de explicarlo de una manera clara y concisa con palabras, me encontraba con la sensación continua de estar cerca y a la vez lejos de mi país. Me sentía completamente acogido, pero tenía claro que no pertenecía a este lugar.

Puede que fuera por lo tremendamente singular que resultaba ser la ciudad, claramente favorecida por los alegres colores de esta bandera, o por el simple hecho de que se me hiciera raro encontrarme en una situación extraña desde el punto de vista lingüístico; todo aquello me fascinaba y a la vez me sobrecogía. Tras pasar el primer día en Barcelona, nos dirigimos al norte de Cataluña, a un pequeño pueblo llamado Torroella de Montgrí, cerca de la ciudad de Gerona, en el cual se celebraba la Nit del Drac, o la Noche del Dragón. Cualquier cosa exótica que hubiera podido ver hasta entonces se iba a quedar a la altura del betún comparado con esto.

En dicha celebración todo el mundo estaba expectante por el mismo motivo: el grupo Strombers daba un concierto. Este grupo, completamente consolidado desde hace varios años en Cataluña, combina estilos como el rock, el ska, el reggae o la cumbia para producir melodías y ritmos desenfadados y originales; lo que toda buena fiesta que se precie necesita. Además, todo esto queda aderezado por unas letras de lo más ocurrentes y desenfadadas. Pero sin duda alguna, para bien o para mal el motivo por el que muchos se sentían unidos a este grupo era de carácter ideológico: el apoyo a la independencia catalana.

Solo puedo describir el ambiente de allí como algo increíble, fomentado por el gran número de personas que saltaban, gritaban, ondeaban alguna que otra bandera, pero que ante todo cantaban de memoria cada una de las canciones que iba tocando el grupo. Cabe destacar que muchas de las canciones de Strombers tratan simplemente del amor, de las fiestas del pueblo o de cualquier tema que hoy día podemos encontrar en cualquier grupo, pero, ante todo, el sentimiento de independencia y de amor a la cultura catalana dominaba de manera continua aquel evento. En ese momento, empiezo a hacerme miles de preguntas, pero no tardé mucho en darme cuenta que todas radicaban en una sola: ¿pero realmente se ha convertido todo esto en algo tan grande? No podía creerlo; miles de personas gritando el himno de la independencia, viviendo segundo tras segundo con una pasión enorme todo lo que ese concierto significaba, en todas sus dimensiones.

pastedGraphic.png

Bandera independentista catalana en el concierto de Strombers

Finalmente, tras pasar toda la noche allí, poco a poco fui reflexionando acerca de las diferentes razones que todos los de allí podían tener para posicionarse a favor de la independencia de un modo tan activo. Tal y como esperaba, me encontré con un gran número de personas que planteaban unas buenas razones, gente que apelaba a los mil y un argumentos de los que muchos ya han hablado en infinitas ocasiones seguramente mucho mejor de lo que yo lo pueda hacer. El hecho, es que me encontré con muchos otros que no parecían saber muy bien por qué gritaban el himno de la independencia, gente que, con todos mis respetos, iban vacilando de un argumento a otro y que hacían de todo esto algo mucho más trivial de lo que otros quisieran.

Y es que hay veces que es mejor estar un rato callado y pararse a escuchar lo que dicen varios vecinos, no solo uno. Como si se tratara de una moda, parece que muchos abrazan la independencia por ser un conjunto de elementos atractivos cuyo significado no siempre se llega a comprender. Tal y como una alegre y colorida bandera independentista catalana que cualquier zoquete nacionalista español que no sepa lo que defiende pueda ponerse encima el día de mañana por el simple hecho de ver que es muy bonita y que decora fantásticamente la ciudad de Barcelona.

Así pues, sin duda alguna me quedo con todo lo bueno que he sacado de esta experiencia, que es mucho: toda la riqueza de la cultura catalana, sus parajes, su preciosa Barcelona, y que pueda darme el lujo de ir a un concierto como el de Strombers simplemente porque me gusta cómo suena su música, tal y como le sucederá a muchos otros. ¡Viva la cultura, el respeto y el escuchar a todos los vecinos!

Marcos García Díez
Estudiante de Traducción e Interpretación
Madrid

El Precursor

1 Comment

fernando

un comentario bastante real, es logico casi toda la vida fue prohibido,mas en los años de dictadura, este pueblo quiera respirar,y
volver a lo perdido a su lengua ,sus costumbres y su manera de vivir,no hacen nada malo que vaya contra la nacion española,
no creo que se llegue a una independicion total, peor planteamiento te
nemos por desgracia nuestra,que ahora solo puedan vivir los ricos y los banqueros,como los señores del pp me quedo con cataluña……..

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *