Tres Meses en el Este: Kiev sale a la calle

Artículo anterior: Tres Meses en el Este. Empieza una aventura

 

Ya he hablado en artículos anteriores sobre la situación en Kiev estos últimos meses y sobre todo de la situación del mes de Febrero cuando estalló el fuego en la Plaza de la Independencia. Esos artículos pretendían explicar la situación de ese momento en Kiev de la forma más objetiva posible. Se trataba de plasmar hechos. Ahora busco enseñar lo que sentí yo.

Aterricé en Kiev el 17 de Febrero y al día siguiente comenzó el estallido de Febrero y anoté lo siguiente en mi diario de viajes:

18.02.2014

La situación en Maidán está empeorando, tras unos días de calma, hoy a las 20.00 los anti-disturbios se disponían a entrar en la plaza ayudados, entre otras cosas, por sus cañones de agua. La situación se ha desmadrado hasta tal punto de causar nueve muertos muertos (siete civiles y dos policías). La plaza está en llamas y los manifestantes gritan el himno nacional.

La anotación de ese día, sin embargo, no me preparó para lo que ocurriría al día siguiente. Durante la noche habían seguido las explosiones y disparos y el número de muertos aumentaba a gran velocidad. El centro era inaccesible ya que el metro había sido cerrado y los autobuses no se acercaban a las proximidades de la plaza. A esto se unía que las protestas se extendían a Lviv y Ternopil. Mientras durante los siguientes días la Unión Europea comenzaba a hablar de sanciones y en Sochi algunos deportistas se retiraban por lo sucedido mi incertidumbre crecía. ¿Qué iba a suceder? No tenía miedo pero si comenzaba a crecer en mi un conjunto de sentimientos muy fuerte que no ha desaparecido hasta hoy: tristeza y rabia. La tristeza de ver a gente que no está siendo escuchada y rabia de saber que este conflicto solo iba a frenarse por una tragedia aun mayor.

A la par crecía el miedo de la gente y se vaciaban los supermercados preparándose para lo peor. La huida de Yanukovich pareció ser la victoria de los activistas del Maidán. Sin embargo con la liberación de Timoshenko quedaba claro que seguían siendo los oligarcas los que mandaban en el país y la impotencia volvía a aquellos que buscaban deshacerse de la corrupción.

 

Flores para los caídos

Flores para los caídos

 

Cuando visité Maidán el 22 de Febrero la parada de Maidán Nezaleshnosti y Kreshatik seguían sin funcionar. Al acercarme a la plaza me adentraba cada vez más en un mar de flores y llantos en el que se veían los féretros de los caídos días antes. De nuevo la rabia, la tristeza: pensar en la grave situación en España, el número de parados, la corrupción y luego darme cuenta que hay países muy cerca de nosotros que superan nuestra corrupción y por desgracia se encuentran en una situación económica mucho más delicada aún. Una situación agravada tras los eventos del pasado Febrero. Pensar que hay gente que prefiere vivir en un país como el nuestro del que tanto nos quejamos, por que dentro de lo malo, siempre teniendo en cuenta la grave crisis en España, estamos mejor.

Así pasé mis primeros días en Kiev. Sin saber cómo se iba a solucionar el problema y emocionada porque el lunes 25 comenzaba un curso de “Políticas y Resolución de Conflictos en Europa del Este” aunque no sabía muy bien de qué me iba a servir. Mis dudas y preguntas crecían a la par que aumentaban mis ideas idealistas de cambiarlo todo y luego de nuevo me daba la bofetada de pensar que quién era yo para cambiar un mundo tan complejo como este. Quién era yo, una estudiante de 21 años que, hasta hacía muy poco, se olvidaba de  que perder el metro para ir a clase no es un problema.

No consigo expresar la impotencia que sentí esos primeros días que crecería durante todo mi viaje. Mientras tanto Yanukovich seguía escondido y la masacre solo acababa de empezar.

 

 

Esther Pomareta

Fundadora y directora de "El Precursor". Politóloga que escribe en publico.es. Pasó tres meses viajando por Ucrania, Moldavia y Georgia para estudiar los conflictos en la zona y residió durante un año en Lisboa. @EstPom

2 Comments

Antonio franco

Esther al leer tu texto compartimos todo aquello que has expresado ya que lo hemos vivido nosotros también y desde KIEV te deseamos lo mejor. Esperamos que pronto volvamos a ver .Enhorabuena .besitos.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *