Ucrania tiene miedo

La situación está tensa, ya no solo en Kiev. Los altercados se han propagado a más ciudades como Lviv o Ternopil. A pesar de la aparente calma en Maidan, los manifestantes no están satisfechos. Mientras en el Parlamento se habla ellos aún no saben si confiar o seguir alerta. También se tiene que tener en cuenta que las imágenes de los últimos días son difíciles de olvidar.

En Kiev ayer la policía advertía de que sería preciso evitar salir a la calle a no ser que fuese estrictamente necesario. Al poco rato pudimos comprobar como en el supermercado del barrio de Podol comenzaban a faltar alimentos básicos y se vaciaban las estanterías de pan, carne, pasta, sal y harina entre otros. Solo hemos pudimos ver la situación en el barrio pero parece que no era una excepción en la capital ucraniana.

Fotos tomadas el 20.02.2014 en Kiev por Esther Pomareta
 

Esto es una clara señal de miedo, miedo a lo que pueda venir, miedo incluso, a llegar a tener hambre o no tener posibilidad de salir a la calle a comprar. ¿Está este miedo justificado?

Sin embargo ayer a noche la Rada Suprema (parlamento ucraniano) decidió lo siguiente:

  1.  Las fuerzas de seguridad deben ser retiradas.
  2.  “Todos los policías que usen su arma y actúen bajo órdenes ilegales serán considerados unos criminales después de la aprobación de este decreto” según palabras de Yatseniuk.
  3.  Deben frenarse las operaciones anti-terroristas.
  4.  Las muertes deben ser investigadas y los culpables juzgados.
  5.  Las víctimas y sus familiares deben recibir se indemnizados.
  6.  Todos los activistas deben ser liberados.
  7.  Se debe permitir que el trafico y el transporte público vuelva a funcionar con normalidad.
  8.  Solo la Rada Suprema puede declarar el Estado de Emergencia.

Aunque Yanúkovich haya anunciado elecciones presidenciales anticipadas, la plaza de la Independencia  sigue descontenta¿Cómo seguirá el conflicto? No tenemos la respuesta, pero mientras tanto no solo el miedo, sino también la rabia, la tristeza y desesperación crecen en una Ucrania que no cesa de llorar. No obstante, como dicen algunos ucranianos, por supuesto que tienen miedo, pero si no cambian las cosas seguirán teniendo miedo, cada vez más. Esperemos que los avances de hoy sean exactamente eso, avances.

 

Esther Pomareta

Fundadora y directora de "El Precursor". Politóloga que escribe en publico.es. Pasó tres meses viajando por Ucrania, Moldavia y Georgia para estudiar los conflictos en la zona y residió durante un año en Lisboa. @EstPom

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *