Un desconocido en la calle le preguntó la hora. Jamás imaginarías lo que ocurrió después.

A busy street in Sydney, AustraliaUna mujer iba caminando por la calle. Era hora punta y mucha gente como ella, caminaban rápido pensando en el destino al que querían llegar. De repente, un hombre le para y amablemente le pregunta la hora. ¡¿Sabes lo que ocurrió después?! “Son las tres y media” – ella respondió y siguió caminando. Fin de la historia.

¿Cuántos posts como estos ves al día? ¿Cuántas veces haces clic en ellos? Clics a títulos que te prometen todo pero no te dan nada. Clics y más clics.

El simple hecho de que estés leyendo esto confirma nuestra teoría: vivimos en una cultura de ojos que buscan sorprenderse a toda costa, siempre ansiosos de querer algo más. Ojos imposible de saciar, que apuestan todo su tiempo libre en ver videos que pretenden motivar o siendo testigos de la vida de otros pensando que así llegarán a ser más felices. Vivimos en una cultura exprés, de “lo quiero todo ahora”, de cotilleos, de “lo último”.

Estos hábitos nos convierten en personas que buscan eso, una apariencia, una historia morbosa para nuestros oídos, imágenes impactantes para ojos sedientos de cosas extraordinarias. (¿Desde cuándo es legal colgar videos de muertes a Youtube?¿Cómo el acceso a contenidos del estilo puede ser tan fácil?)

El producto final es que perdemos el tiempo enfocándonos en cosas que no son importantes. Nos importa más trabajar nuestro físico que nuestro intelecto. Renovar cosas materiales que nuestra espiritualidad. Y nos interesa muchísimo la lección que el niño dijo a la madre que la hizo llorar, lo que un perrito cojo le enseñó al mundo entero, qué ocurre si dos extraños se besan en blanco y negro…mientras nos desinteresa, por ejemplo, pasar más tiempo en familia.

Pero si existen páginas llenas de estos contenidos es porque funcionan. Y si funcionan es porque de cierta manera nuestra cabeza funciona así también. Esta generación pareciera que estamos diseñados para pasar más tiempo mirando a unas pantallas que lo que ocurre a nuestro alrededor, y el 50% es nuestra culpa porque nadie decidió ni eligió nacer casi a la par que la nueva tecnología.

Captura de pantalla 2015-01-07 a la(s) 14.25.31

“¿Cómo tener confianza en uno mismo?” en WikiHow.com

Todos sabemos que la felicidad no se encuentra escondida en un post y que, lamentablemente, el ingrediente secreto de convertirte en algo jamás se podrá dividir en 5 sencillos pasos. Si por cada clic que has hecho, cada minuto perdido en leer o ver estas cosas “sorprendentes” (incluido este post) lo hubieras dedicado a hacer cosas realmente sorprendentes, tu historia seria distinta. Nuestra historia sería distinta. ¿Seremos tan fáciles de tentar que un simple titular nos lleva a hacer clic? ¿Cuánto vale un clic? ¿Cuánto se lucran estas empresas a costa de jugar con nuestros sentimientos?

Internet tiene mucho. Y también ofrece mucho tiempo que perder, entre otras cosas maravillosas. Depende de uno mismo caer en estas trampas. Por algo se llamará Red, ¿no?

Si el siguiente post que leas contiene alguna de estas palabras: “te cambiará la vida” , “jamás creerías lo que pasa al final”, “5 pasos para ser…”, piensa antes de hacer clic. Por eso te proponemos alternativas para “matar tiempo” de una forma más positiva, cuando visites las redes sociales o quieras saciar la sed de tener un Smartphone o pantalla delante tuyo:

  • Seguir listas culturales en Facebook para que hagas scroll a contenidos artísticos e inspirarte de cosas buenas. Te recomendamos art&mags de Amparo Baquerizas.
  • Si te gusta la poesía, leer lo que escriben los demás y poder colgar tus creaciones, la página Mundo Poesía es para ti.
  • Behance es un portal de portfolios online, en donde personas suben sus últimos proyectos. Es una buena fuente de inspiración y ver cómo invierten los demás su tiempo en hacer cosas bonitas.
  • La sección “Explore” de Flickr es una recopilación de las últimas fotografías de todas partes del globo capaces de transportarte a otros mundos.
  • ¡Leer los posts de El Precursor que no hayas leído aun! ;)

Maia de Zan Hatch

Maia De Zan Hatch, Co-Fundadora de “El Precursor” y Fundadora de “Artspiradora”. Estudiante de Comunicación Audiovisual y Título Propio en Creación y Producción de Cine y Televisión. Panamá – Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *