¿Unidad o Progreso ? La división de Izquierda Unida y Podemos

El pasado mes de Marzo se anunció el fracaso de las negociaciones entre Izquierda Unida y Podemos. El profesor y tertuliano Pablo Iglesias, figura principal de esta última formación, había dejado abierta la puerta en varias ocasiones a una posible coalición entre ambas formaciones para aunar el voto de la izquierda alternativa en las próximas elecciones al Parlamento Europeo.

Esto implica, según se ha confirmado este mes de Mayo, la pérdida de al menos un escaño por parte de Izquierda Unida que pasaría a Podemos. Según los primeros sondeos, dicha formación obtendría alrededor de un 1,6% de los votos (dato publicado en una encuesta del periódico El Mundo), lo que equivaldría a un diputado en el Parlamento Europeo. Izquierda Unida pasaría de seis a cinco o de siete a seis escaños, según los sondeos que se consulten.

Algunos sectores de la Izquierda han tachado la decisión de Pablo Iglesias de poco solidaria e irresponsable, teniendo en cuenta la situación que se está viviendo en España a causa de la crisis y de lo importante que es, en un momento como este, la aportación de una alternativa política lo más unitaria posible. Pablo Iglesias dijo en su momento que las negociaciones habían fracasado debido a que “no es posible un acuerdo cuando se difiere en el método“. Y es que, mientras Podemos apuesta por listas abiertas cuyos candidatos son elegidos directamente por los ciudadanos, Izquierda Unida mantiene el protagonismo de su militancia y del propio partido. Lo curioso es que, aparte de esta diferencia en cuanto al procedimiento de elección de sus representantes, ambas formaciones defienden y representan prácticamente los mismos ideales políticos.

Con este artículo no pretendo juzgar esta situación, que tiene sus puntos negativos y positivos. Por una parte, la Izquierda vuelve a fragmentarse, como ha ocurrido innumerables veces a lo largo de la historia. Por otra, la obtención de un escaño por parte de Podemos sería un hecho sin precedentes en la historia de España y un soplo de aire fresco en el sistema bipartidisita en el que vivimos. Sería la primera vez que un diputado elegido directamente por los ciudadanos obtiene representación política.

Ante la cercanía de las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán a finales de este mes, puede ser interesante conocer vuestra opinión al respecto. ¿Hace bien Pablo Iglesias al mantener el sistema de listas abiertas con todas sus consecuencias? ¿Debería haber hecho Izquierda Unida un mayor esfuerzo para acercarse a Podemos ? En definitiva, ¿unidad en tiempos de crisis o progreso democrático ?

Este artículo no va dirigido exclusivamente a personas o votantes de izquierdas; me parece un tema suficientemente interesante de forma objetiva como para que opine cualquier persona de la índole política que sea, incluso si carece de ella. Sobre todo cuando esta situación implica la probable entrada de un nuevo partido en la esfera política española.

Ángel Roldán Buñuel

Licenciado en Derecho Hispano-Francés. Guitarrista en Duermevela. Aficionado a la literatura. Busco mi propio punto de vista.

5 Comments

NEO

Hola a todos,
En primer lugar, quería decir que me parece muy interesante el debate que inicia Ángel. El éxito relativo de Podemos es otro indicativo del hartazgo que existe con los partidos tradicionales, en este caso en la izquierda, que son percibidos como estructuras burocráticas alejadas de los ciudadanos.
Para ser honesto no me he leido en detalle el programa electoral de IU, pero si el manifiesto de Podemos y la sintonía entre ambos partidos parece muy elevada, de hecho hubo negociaciones para tratar de presentar una lista conjunta.
Aquí se presenta un dilema. ¿Debería Podemos renunciar a presentarse en solitario o sumarse a IU para poder obtener un mejor resultado para la izquierda? En mi opinión, Podemos hace bien en presentarse en solitario con el sistema de listas abiertas. La fragmentación de la izquierda es un precio que hay que pagar por luchar por una mayor democracia interna en los partidos políticos. Considero que la elección del sistema de listas abiertas reviste una gran importancia y podría mejorar la calidad democrática de nuestro sistema. Es decir, no es una desavenencia menor. Podemos representa otra forma de hacer política y no debe renunciar a sus ideales.

Reply
Fernando

Yo creo que independientemente de las ideas políticas, es muy positivo que en los tiempos que corren aparezcan caras nuevas y partidos pequeños que sirvan para tratar de acercar a los ciudadanos más a la política y que intenten cambiar las cosas. Además puede suponer un toque de atención para los grandes partidos que puedan verse forzados a cambiar sus políticas si crece el apoyo a estos partidos minoritarios en detrimento del suyo propio.
Dicho esto, en el caso concreto de Pablo Iglesias, resulta algo chocante que afirme defender tanto la libertad y la democracia y luego apoye siempre tan fervorosa e incondicionalmente a regímenes como el de Venezuela o Cuba, que no destacan precisamente por su respeto a los derechos humanos, y a los cuales ha considerado varias veces como modélicos y ejemplos a seguir. De modo que habría que ver hasta qué punto podría resultar razonable la alternativa que propone.
En cualquier caso un artículo muy interesante.
Un abrazo

Reply
NEO

En cuanto a Cuba, si que es reprochable que de su apoyo a un régimen no democrático, pero Venezuela con sus multiples defectos: autoritarismo, corrupción y altas tasas de violencia, por nombrar unos pocos, sigue siendo una democracia y, tanto Chavez como Maduro, han sido elegidos democraticamente por el pueblo venezolano en varias ocasiones. Me parece lamentable que los medios españoles no cesen de criticar a Venezuela y de calificarla como dictadura, a la vez que se consideran adalides de la democracia y publican editoriales a favor del golpe de Estado que tuvo lugar contra Chavez. Aquí podéis echarle un vistazo: http://elpais.com/diario/2002/04/13/opinion/1018648802_850215.html

Reply
Fernando

En cualquier caso, si apoyar a Cuba es reprochable, Venezuela con Chávez ha sido el principal apoyo y más fiel aliado de Cuba. Así que esto también podría ser reprochable hacia su régimen ¿no?
En cuanto al golpismo no se debería olvidar que el primer golpista fue Chávez en 1992, de modo que el principal responsable de expandir y legitimar eso como un método de llegar al poder, en todo caso sería él. Que luego como se vió, en 2002 utilizaron sus mismos métodos contra él, y como él anteriormente, fracasaron.
También habría que tener en cuenta, que el hecho de llegar democráticamente al poder no implica necesariamente ejercerlo luego del mismo modo y de ello hay sobrados ejemplos en la historia. Habría que recordar que Hitler, Yanukóvich o Teodoro Obiang llegaron también democráticamente al poder y luego lo ejercieron de forma despótica, abusiva y hasta tiránica, de modo que ganar unas elecciones no puede ser una justificación para hacer cualquier cosa.
En el caso de Venezuela, si bien es verdad como dices que es técnicamente una democracia, en su funcionamiento cada vez lo ha sido menos a lo largo del chavismo y con importantes vulneraciones de derechos fundamentales como se ha podido comprobar durante esta última oleada de protestas. De modo que creo que ello es más que criticable y seguir defendiéndolo a toda costa, pase lo que pase, como hace Pablo Iglesias, puede resultar incoherente con los valores democráticos que dice defender.
http://www.hrw.org/es/news/2014/05/05/venezuela-golpean-y-disparan-contra-manifestantes-que-no-estaban-armados

Reply
NEO

Hablando en plata, yo no voy a defender a Venezuela a capa y espada, ni a ponerla como ejemplo de democracia. Simplemente, me parece lamentable el papel de los medios españoles, que tratan de equipararla a Cuba y la tachan de régimen dictatorial constantemente. No quiero entrar en el juego de qué es reprochable, porque a las ejemplares democracias occidentales se les podría afear sus apoyos explícitos a dictadores cuando hay intereses económicos de por medio. Baste mencionar el régimen de Gadaffi o los regímenes autoritarios del Golfo Pérsico.
En cuanto al golpismo, yo no defendía las virtudes democráticas de Hugo Chavez. Simplemente, me parece vergonzoso que un diario progresista de gran tirada como es el País apoye golpes de Estado.
Respecto a lo que dices sobre que la llegada al poder por medios democráticos no asegura que su ejercicio sea democrático, estoy totalmente de acuerdo contigo. No creo que Venezuela sea un modelo de respeto a los derechos fundamentales, pero lo que sí quiero destacar es que tiene méritos innegables como la reducción de la pobreza y la nacionalización del petróleo, que pertenece a los venezolanos no a multinacionales estadounidenses. No conozco con detalle la postura de Pablo Iglesias sobre Venezuela, así que realmente no puedo opinar sobre la incoherencia que mencionas.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *